Itinerario por Aigüestortes y el lago de Sant Maurici

Llac de Sant MauriciVisitar el lago de Sant Maurici es una excursión, apta para todos los públicos, con la que ver uno de los paisajes naturales más fascinantes de Lledia.

El lago se encuentra dentro del Parque Nacional de Aigüestortes  que a su vez se encuentra entre el Pallars Jussà, el Pallars Sobirà, l’Alta Ribagorça y la Vall d’Aran.  Está formado por  200 estanques de alta de montaña y lagos de origen glaciar, formaciones rocosas, y paisajes increíbles.

El acceso habitual se realiza por dos entradas: Espot (Pallars Sobirà) y Boí (Alta Ribagorça).  Excursiones, rutas, y maneras de acceder hay muchas pero desde Espot, y siguiendo las indicaciones que hay en el pueblo, es muy sencillo.

Se llega al aparcamiento del Prat de Pierró. Allí empieza un sendero marcado y adaptado para llegar hasta un mirador. Si no queremos caminar podríamos contratar los servicios que ofrecen los taxistas de Espot.

El camino es muy bonito y sencillo, en sólo una hora llegaremos a ver el lago sin tener que realizar un gran esfuerzo, en 3,5 kilómetros nos encontraremos a unos 1900 metros de altura y con unas vistas impresionantes.

El camino está sembrado de avetos y bosques de pino negro, seguiremos un riachuelo y  el paisaje irá cambiando, haciéndose los árboles cada vez más escasos, una vez llegado al mirador podremos continuar hacia otros senderos, a unos 20 minutos del camino principal se encuentra el lago de Ratera, pero lo  podemos dejar para otra ocasión y volver por donde hemos venido.

Lago de Montcortés

Podemos aprovechar el día y visitar un par de lugares a la vuelta hacia Tremp. Primero podemos visitar el pueblo de Gerri de la Sal, donde se puedem visitar unas  salinas y el almacén o Alfolí de la sal, para conocer el proceso de producción, transformación, almacenaje y comercialización de este producto.  Continuaremos hacia Montcortès, un lugar paradisíaco donde podemos descansar en plena naturaleza mientras observamos el lago en tranquilidad, susaguas provienen de un manantial interno, con una profundidad aproximada que oscila entre los 20 y los 40 metros. Vale la pena dar una vuelta.  Luego seguiremos camino hacia La Pobleta de Bellveí, un coqueto pueblo con dos restaurantes, un hostal, una panadería y una pequeña tienda donde comprar productos de la comarca hechos a mano, una delicia.

Después de un día completo podemos regresar.